La botella verde

sukurov

El que los fenómenos puedan ser tan familiares que no los veamos en absoluto es un asunto que ha sido largamente tratado por los filósofos y por los teóricos de la literatura. Viktor Shklovskij, por ejemplo, a comienzos de los años veinte, desarrolló la idea de que la función de la poesía es “hacer extraño” el objeto que pinta. “Las personas que viven a la orilla del mar están tan acostumbradas al murmullo de las olas que nunca lo oyen. Por la misma razón, apenas oímos las palabras que emitimos… Nos miramos los unos a los otros pero no nos vemos. Nuestra percepción del mundo se ha marchitado, lo que permanece es mero reconocimiento”. Así, el objetivo del artista es transferir lo que está describiendo a la “esfera de una nueva percepción”; como ejemplo Shklovskij cita un cuento de Tolstoy en el cual las costumbres y las instituciones sociales se “hacen extraños” a través del recurso de presentarlos desde el punto de vista de un narrador que resulta ser un caballo”.

Noam Chomsky, El lenguaje y el entendimiento (1972)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s