MÓNICA SIFRIM

De El mal menor (frag)

_________________________________________________

Mónica Sifrim nació en Buenos Aires en 1958. Egresada de Letras de la UBA. PublicóCon menos incencia (1978); Novela Familiar (1990) y Laguna (1999). Recibió la beca del Fondo Nacional de las Artes para la creación en poesía en 1997 y la Beca Fulbright en Letras en 1999. En 2002 organizó el ciclo “Flora y Fauna” en la Casa de la Poesía de la Ciudad de Buenos Aires y fue invitada a participar del festival internacional de poesía de Troís-Riviéres, Québec, Canadá, en su edición 2005. Poemas suyos fueron traducidos al inglés, al alemán, al portugués y al francés y han sido editados en diarios, revistas y antologías del país y del extranjero.

Actualmente, coordina talleres de escritura creativa y lectura.

______________________________________________________________________________

Anuncios

El mal menor de Mónica Sifrim (Editorial Bajo La Luna)

monica

Un arte de nombrar

Por Mario Nosotti

Este es un libro sobre el comienzo. El comienzo de algo y su transmutación constante. Dos momentos diversos enlazados en la función poética: el instaurar primordial de la palabra y la recuperación de su sentido. Las varias alusiones a las Sagradas Escrituras se transforman en dobles de la humana experiencia de escribir; escribir a su vez más que humano, ya que la escritura nos religa a un horizonte insondable.

A través de una sintaxis limpia y cincelada, despojada de elucubraciones, Mónica Sifrim hace un trabajo artesano: coloca las palabras cual teselas arman un mosaico donde lo bello surge de lo imprescindible. Escritura con aire, con blancos abundantes, donde los versos breves evocan una hechura primordial; nombrar o plantar algo como por vez primera en la faz de la tierra. Y es Adán el que nombra, siguiendo los afanes de un Caeiro, que el río sea río, no como identificación o mimesis, sino como poiesis, la irrupción de la piedra en medio del camino.
Hay por lo tanto ese anhelo común a todo poeta: palabras que en lugar de señalar el objeto lo manifiesten, incluso sin recurrir a la metáfora, “a la encina que se llame así: / encina, encina // el ave en su avedad / la rosa, rosa”. Verbo performativo,  creador de las cosas y armador del mundo. Y luego la otra instancia: esa misma palabra ahora desgastada por el uso, convertida en apenas un rótulo, en un señalamiento de lo oculto,  busca recuperarse a través de su engaste en el poema.
Este juego de hacer, de perder y restaurar, no persigue una lógica dialéctica. Mas bien funciona como una intermitencia natural, discontinuo que fluye y despeña verso a verso. Son estos movimientos de escritura, como se dijo antes, paralelos formales al motivo del génesis y de la resurrección bíblicas. Como ese Zigurat* que encabeza y titula la parte central del libro, hay siempre un tender hacia y un origen.

Por medio del relato de distintos sucesos, los poemas inquieren sobre la naturaleza del lenguaje, sobre el puente que liga las palabras y las cosas. La búsqueda de la verdad corre en zig-zag, de tropiezo en tropiezo, y su descubrimiento es “un pigmento / que una / pincelada / sola / no podría mostrar / y otra pincelada / cubriría”.

La escritura de Sifrim tiene entonces el “don de majestad” que se ejerce nombrando, imponiendo sentidos (invocándolos), y animándose a desarrollarlos. Pero a la vez posee “don de gentes”, como en ese poema de mujeres que deshace la bruma de una espumadera.
Versos breves, a veces de tan solo una o dos palabras, que son como incisiones en las tablas de arcilla.  Muchos de los  poemas funcionan cual oráculos, dictámenes cargados de ambigüedad y de natural belleza: “Hay hadas que se duermen en cuclillas / Oteando el horizonte / Cuando haga frío / No tendrán morral / El ermitaño sabe administrarse / Cabe al oso retirarse a soñar”.
Con este cuarto libro (los anteriores son, Con menos inocencia, Novela familiar y Laguna), Mónica Sifrim consolida una obra contundente, cuya inusitada nitidez y vuelo destaca entre las más significativas de su generación.

* templo sumerio que entre otras cosas simbolizaba un puente entre el cielo y la tierra.

Ver reseña en :   

 Ver poemas 

______________________________________________________________________________

Mónica Sifrim nació en Buenos Aires en 1958. Egresada de Letras de la UBA. Publicó Con menos incencia (1978); Novela Familiar (1990) y Laguna (1999). Recibió la beca del Fondo Nacional de las Artes para la creación en poesía en 1997 y la Beca Fulbright en Letras en 1999. En 2002 organizó el ciclo “Flora y Fauna” en la Casa de la Poesía de la Ciudad de Buenos Aires y fue invitada a participar del festival internacional de poesía de Troís-Riviéres, Québec, Canadá, en su edición 2005. Poemas suyos fueron traducidos al inglés, al alemán, al portugués y al francés y han sido editados en diarios, revistas y antologías del país y del extranjero.

Actualmente, coordina talleres de escritura creativa y lectura.

______________________________________________________________________________