Germán Arens

Aresn tapa

 

Ayer, después de muchos años volví al pueblo.
Las casas conocidas están deterioradas.
En la ruta, como todo lo que queda expuesto,
había notado el abandono de las estaciones
de servicio de Gaviotas y Algarrobo.
Así pasé el día buscándome en lugares que no existen,
o quizás existan como la historia,
debajo de los lugares que ocupa el presente.
Entrada la tarde pasé por el puente viejo
y me reconocí en un chico que pescaba en el lugar
donde van a parar los apósitos del hospital.

*

Yo llegaba y la perra se reía.
La perra era mi perra como era mío el pueblo,
mi casa, mis amigos y familia.
Un día todo empezó a irse y un día me fui yo.
Cuando desperté estaba rodeado de camas.
Miré por una ventana y las flores amarillas eran tantas
que si no hubiera sabido que eran flores
les habría dicho sol.

*

Desde las bardas
la quietud es la misma de siempre.

*

Todo estaba en mi cabeza.
El pueblo podría ser otro pueblo,
Un desplazamiento de partículas hacia adelante.
Mañana buscaré a mi perra.
Si no hay huesos habrá un rulemán.

*

La copa del árbol que fuera parduzca
es ahora rosa como los lechones.

 

 

De ¡Oh , qué lugar más bello! (Barnacle, 2017)

 

Anuncios