Cráteres en su reflejo apedreado

Ramiro Pelliza foto

Ramiro Pelliza

 

1

Amaneció de noche. El cielo con la luna tan adentro. Pero, ¿acaso no era demasiado temprano para la grisácea?

Amaneció tarde aquella noche. Que lo mismo sería: ya no estás aquí a mi lado. Pero nunca tuve tamaña soledad como para darle tu nombre. Jamás pude contemplar una sonrisa desde adentro.

¿Existirá, realmente, alguna forma de llorar en orden? ¿Y de enjuagarse los errados pronósticos del clima?

Ay, lastimadura de loro, herida que es repetición en slow motion de lo de adentro; del bordecito de la sangre que hace rojo en la superficie; Ay. Decir dolor en el momento en que no lato, en que no sirvo ni como eclipse. Ya no soy apto para cercanías; donar mi sangre sería desear que pudieras acuchillarme en otro cuerpo.

Ya no tengo ni la fruta podrida para hacer versos con un Paraíso desflorado. ¡Mierda, carajo! Hasta lo escatológico es una pluma asfixiada entre su viento.

Que no puedas calarme, no deseo.

Que no puedas parar de bostezar en el momento en que la luna se haga cráteres en su reflejo apedreado en el desierto. Que tengas sueño y que no duermas.

Que te resbales, torpe, hasta con las sábanas en las que, a partir de ahora, te despiertes.

Que desayunes tarde, y más tarde llegues, demorada, culposa, triste, con el tener encima los encantos hechos antecedentes.

Que te hamaques para un solo lado. Que tu calesita no de la vuelta o que no tenga sortija.

Que seas de un color que nadie sepa, transparentita.

 

Ay, dolor, si te pudiera llamar así, ya no estaría solo.

 

 

Ramiro Pelliza: nació en Buenos Aires en 1990. Pulicó La inquietud en la inercia (Huesos de Jibia) y Llorar en Orden (Ediciones en danza, 2018), al cual pertenece el poema presentado. Formó parte del grupo Las Puntas del Clavo.

pelliza tapa libro

 

 

Anuncios

20 de un tirón

Andrés Szychowski foto

poemas de Andrés Szychowski

 

 

Día de campo

 

La cáscara del insecto

ostenta una división

que produce tiempo

porque clasifica el espacio.

 

La libélula, que se nutre

y defeca en estas flores,

también es responsable

del deterioro generalizado.

 

El batracio, que tapiza en vivo

al ser volador en cuestión,

sugiere que puede aplastarme

un eucalipto o una avioneta.

 

 

Estado del arte

 

La poesía murió.

 

En verdad vive

gracias a un stent.

 

En realidad se fue de viaje

porque le disparó

al gato de vecino

con aire comprimido.

 

En rigor de verdad

decidió casarse

tener hijos

y acceder a una buena

jubilación

 

aunque las condiciones sociales

aceleraron el proceso mórbido.

 

Promediando,

tiene programada

una angioplastía

 

y cursa

disputas vecinales

con resultado abierto.

 

 

Los pinos

 

Estoy rodeado de pinos.

 

Pasan los días

y sigo rodeado.

 

Primero sentí una suerte

de arrobamiento.

 

Seguido de un súbito alivio,

como si me hubieran suspendido

por no más de dos fechas

ante una falta gravísima.

 

Luego angustia, entre moderada y leve.

 

Otra vez vez moderada,

por momentos grave,

y más tarde

de leve a muy leve.

 

Es que ellos siempre están.

Y a veces no.

 

O simplemente:

están, están, están, están, están, los pinos.

 

andres-szychowski tapa libro

 

20

 

Escribo durante seis años

porque una luz roja

asoma en la Curva.

 

Un amigo me incentiva a publicar.

 

Hago una inversión

que me cuesta más

de una renuncia.

 

Mala venta en La Plata

como en C.A.B.A.

 

Golpe de suerte: vendo

20 de un tirón, en el trabajo.

 

Esta mañana el libro

se manifiesta en el cajón

de una compañera, empolvado.

 

Compró por piedad.

 

¿Cómo se engarza

la poesía con la propiedad?

 

Otra luz roja moja la Curva.

Así que lo robé.

 

 

Poeta mayor

 

Largó que, en la poesía

actual, no robamos

a nosotros mismos.

 

Que por amor al arte

deberíamos callarnos

más seguido. Le dije que eso

 

lo había dicho yo

hace cinco minutos.

 

Dijo que era un insolente

y que igual me quería.

 

 

Andrés Szychowwski (La Plata, 1976). Publicó: 17 discos de música africana, La redundancia, Poezja (Zindi & Gafuri, 2015) y Antón Pávlovich (Pixel, La Plata, 2018) al cual pertenecen los poemas presentados.

 

andres-szychowski tapa libro